La Agenda de capacidades europeas para la competitividad sostenible, la equidad social y la resiliencia establece objetivos cuantitativos ambiciosos en términos de capacitación adicional (mejora de las habilidades existentes) y reentrenamiento (capacitación en nuevas habilidades), aspectos que deberían alcanzarse entre la población en los próximos 5 años.

La agenda contiene 12 acciones que se centran, fundamentalmente, en las habilidades para el empleo mediante el establecimiento de asociaciones y acuerdos con los Estados miembros, las empresas y los interlocutores sociales para trabajar juntos por el cambio, brindando a los ciudadanos los medios para participar en el aprendizaje a lo largo de la vida y utilizando el presupuesto de la UE como catalizador para desbloquear la inversión pública y privada en las habilidades de las personas.

El objetivo de todo ello es garantizar que el derecho a la formación y al aprendizaje permanente, consagrado en el Pilar Europeo de Derechos Sociales, se convierta en una realidad en toda Europa, tanto en las ciudades como en en zonas remotas y rurales, en beneficio de todos. La Comisión sitúa a las habilidades en el centro de la estrategia de acción de la UE, guiando la inversión en las personas y sus habilidades para una recuperación sostenible después de la pandemia de coronavirus. Las empresas necesitan trabajadores con las habilidades para dominar las transiciones ecológicas y digitales, y las personas necesitan la educación y capacitación adecuadas para tener éxito en la vida. En este último sentido, las competencias digitales básicas ocupan un lugar destacado.

La mejora de dichas capacidades otorga no solo conocer, desde un punto de vista personal y profesional, cuáles se ajustan más a los puestos de trabajo ofertados sino que influye de forma decisiva en la formación que contribuye a la obtención de certificados que mejoren la empleabilidad a corto y medio plazo. En 5 años, la intención de la Comisión y de los Estados miembros es que haya un aumento del 25% de personas adultas con capacidades digitales básicas -en torno a 230 millones de personas- y que haya un incremento del 82% de ciudadanos que buscan empleo que hayan participado en acciones formativas relacionadas con las adquisicion y mejora de las competencias digitales.

Por otro lado, pero no menos importante, las transiciones ecológicas y digitales, acompañadas de un cambio demográfico, están transformando la forma en que vivimos, trabajamos e interactuamos. Es imprescindible que los ciudadanos tengan las habilidades que necesitan para prosperar. La pandemia de coronavirus ha acelerado estas transiciones y creado nuevos desafíos profesionales para muchas personas en Europa. A raíz de la crisis, muchos europeos tendrán que volver a capacitar o fortalecer sus habilidades existentes para adaptarse al nuevo mercado laboral. La estrategia de habilidades tiene como objetivo mejorar la relevancia de las habilidades en la UE para fortalecer la competitividad sostenible, garantizar la equidad social y fortalecer nuestra resiliencia.

Fuente: Comisión Europea. Asuntos sociales. Empleo, asuntos sociales e inclusión

Categories: Portada